¡SAHARAUI, SAHARAUIA, EIDA FEIDAK LILHURRIA! (tu mano junto a la mia hasta la libertad) ¡Rompamos el bloqueo informativo. Derribemos el Muro de Silencio! ¡LABADIL, LABADIL, AN TAGHRIR ALMASSIR! (No hay otra opcion que la autodeterminación)

EL SÁHARA DE LOS OLVIDADOS اِل ساارا دي لوس اُلبيدادوس





"Háblale a quien comprenda tus palabras"
"Kalam men yafham leklam"

Said Ameidan: Mi venganza es la denuncia


Por Isabel Lourenço / Fuente: Jornal Tornado / porunsaharalibre.org

Said es un joven tranquilo y educado, con tristeza en sus ojos, pero una sonrisa fácil, tiene una voz suave y cuenta en voz baja su historia, una más en el rol sin fin de sufrimiento del pueblo saharaui.
“Mi mayor dolor no es mi tortura o la prisión de mis hermanos, mi mayor sufrimiento es el sufrimiento de mi madre. Eso es lo que me entristece“.

Quién no conoce a los saharauis no va a entender la profundidad de este sentimiento, para los saharauis la mujer es intocable, la violencia contra las mujeres es inaceptable en esta sociedad.

Said fue detenido con 17 años en la escuela de secundaria, las autoridades de ocupación entraron en el edificio para reprimir una protesta pacífica de los estudiantes saharauis que son objeto de discriminación e insultos constantes dentro de las aulas. En el recinto de la escuela lo golpearon hasta sangrar por la cabeza, fue torturado todo un día y luego puesto en libertad, pero por poco tiempo, pasado un mes ya estaba de nuevo en las manos del verdugo para ser torturado, cuatro días de detención arbitraria.

La casa de su familia fue invadida por las autoridades por dos veces en su ausencia. En una de ellas golpearon a todos sus familiares, mujeres, niños y jóvenes.
“Mi hermano pequeño estaba escondido en el armario y a través de una grieta vio como los torturaron hasta que estaban todos sin moverse en el suelo, cubiertos de sangre, comenzó a llorar en silencio y casi fue descubierto por la policía”.

La segunda vez que arrastraron a la madre de Said de los pelos por las escaleras y la tiraron, una vez más tuvo fracturas.

La realidad de Said es la de muchos saharaui, torturas, detenciones arbitrarias, secuestros y allanamientos. Violencia constante, traumática y sistemática de un régimen de opresión.

No pregunto que torturas sufrió, desde hace más de una década el registro las torturas son un sin fin de terror que se puede comparar con la Inquisición. En varias ocasiones he oído “y luego a la policía y la gendarmería discutieron quien me iba a torturar …” ¿Qué país? ¿Qué seres humanos son estos que disputan el derecha a torturar? ¿Qué instituciones, que valores existen en este reino de terror?.

Said no quiere venganza física:
“eso no me va a resolver nada, me puede dar satisfacción inmediata, pero no va a cambiar nada en mi futuro, voy a seguir sufriendo, mi venganza es la denuncia, así que decidí ser periodista, rompiendo el silencio …”.
Said quiere romper el silencio, todos los días con la conciencia de que en cualquier momento puede ser llevado al calabozo, como su hermano que está a cientos de kilómetros en una prisión marroquí. Mi hermano sufre pero ese es nuestro destino por la lucha por nuestra independencia, es el sufrimiento de mi madre el que no puede soportar, la distancia que tiene que viajar para visitar a su hijo, llevarle comida, y a veces no puede entrar porque le niegan arbitrariamente la visita.

Said quiere romper el silencio y nuestro deber es ayudar, escuchar y hablar de este pueblo, los saharauis, la última colonia en África.


Imprimir artículo

Si te ha gustado este artículo puedes compartirlo desde tu blog, página Web o foro.







0 comentarios :

Los contenidos de este blog son propiedad de su autora y de los medios de donde han sido duplicados, citando la fuente o autor de los mismos.
Para suprimir cualquier contenido con derechos de copyright que no permita ser duplicado, contacta conmigo en teofermi1@gmail.com
teofermi1@hotmail.com