¡SAHARAUI, SAHARAUIA, EIDA FEIDAK LILHURRIA! (tu mano junto a la mia hasta la libertad) ¡Rompamos el bloqueo informativo. Derribemos el Muro de Silencio! ¡LABADIL, LABADIL, AN TAGHRIR ALMASSIR! (No hay otra opcion que la autodeterminación)

EL SÁHARA DE LOS OLVIDADOS اِل ساارا دي لوس اُلبيدادوس





"Háblale a quien comprenda tus palabras"
"Kalam men yafham leklam"

“La primavera saharaui. Escritores saharauis por Gdeim Izik”, un libro para que la llama del Campamento de la Dignidad no se apague


Esta entrada ha sido escrita por Conchi Moya, periodista y antóloga de "La primaversa saharaui".

“La primavera saharaui. Escritores saharauis por Gdeim Izik” es un libro de resistencia, nacido para dar a conocer los sucesos ocurridos en este campamento que reunió a miles de familias saharauis entre octubre y noviembre de 2010, a unos 16 kilómetros al sureste de El Aaiún ocupado, capital del Sahara Occidental.

Durante los dos meses que duró la acampada, cerca de 15.000 jaimas se instalaron en el lugar para apoyar las reivindicaciones del pueblo saharaui contra la ocupación marroquí. Sin embargo, entre el 8 y 9 de noviembre, las fuerzas marroquíes intervinieron en el lugar reprimiendo a quienes se manifestaban, con bombas incendiarias, utilización de chorros de agua ardiendo a gran presión y practicando numerosas detenciones.

Se trata de un conjunto de poemas y relatos, más una cronología, que nacieron de la rabia y la impotencia ante la respuesta violenta de la fuerza policial marroquí frente a saharauis desarmados y que pacíficamente protestaban por sus derechos. Una marea de jaimas que supuso para muchos analistas la chispa de las revueltas que se sucedieron en otros países árabes.

Precisamente en estos días se celebra un nuevo juicio contra los activistas saharauis del llamado Grupo de Gdeim Izik, 24 presos saharauis que llevan varios años encarcelados tras ser detenidos por su participación en el campamento. Organizaciones internacionales, abogados y observadores independientes han denunciado que los presos han sufrido todo tipo de torturas, abusos y malos tratos. Fueron juzgados por primera vez por un tribunal militar (a pesar de ser civiles) en febrero de 2013. De allí salieron sentencias de entre 20 años y cadena perpetua, según los casos.

La motivación que llevó al grupo de escritores saharauis que la llama de Gdeim Izik, que aparece en la portada del libro, no se apague.
“La primavera saharaui” es un libro de todos, un libro jaima construido gracias a una tuiza en la que colaboramos todos los que hicimos posible el libro y todos los lectores, amigos, colectivos y asociaciones que lo han comprado y han realizado presentaciones y diferentes actividades con él.

Hemos preguntado a los escritores saharauis qué pretendían reflejar con su participación en el libro y qué importancia tiene según ellos GdeimIzik en la historia de la lucha del pueblo saharaui. Estas son algunas de sus respuestas.

Ali Salem Iselmu
En el poema que publiqué en el libro, he intentado reflejar la situación dramática que se vivió en el campamento, durante todo el tiempo que estuvo sometido por el ejército marroquí, hasta el asalto final. Eso demuestra que desde que bombardearon Um Draiga hasta la fecha de hoy, han actuado siempre con mucha impunidad y crueldad hacia el pueblo saharaui. El campamento de Gdeim Izik es la continuidad de la lucha de los saharauis de generación en generación. Podemos hablar de la sublevación de Zemla, del éxodo, la guerra, el levantamiento del 2005. Es la lucha mediante la protesta pacífica que Marruecos convierte en violencia, porque sólo desde una situación caótica puede frenar la resistencia. Esa es la lección de Gdeim Izik: activistas de derechos humanos, juzgados por un tribunal militar.

Mohamed Salem Abdelfatah (Ebnu)
Yo colaboré con tres poemas, el primero se titula “Silencio infernal” y la intención era reflejar, en sus dos estrofas, primero los dramáticos y duros momentos que vivieron los protagonistas de la gesta de Gdeim Izik y luego la indiferencia y el silencio del mundo ante los sufrimientos y la desesperación de miles de niños, mujeres y hombres que solo aspiraban a ser libres. El segundo poema se titula “La otra mejilla” y es un poema breve donde un padre reflexiona sobre la situación saharaui y le aconseja a su hijo tomar las armas porque es la única salida que el enemigo nos deja, es un mensaje de un combatiente veterano a las nuevas generaciones ¿Hasta cuándo seguiremos esperando? Tantas resoluciones, dictámenes, planes no han conseguido la libertad de los saharauis y todo parece indicar que el enemigo ha cerrado el camino a todas las opciones que conducen a la paz. Y el tercer poema se titula “Aaiún” donde intento hacer un juego de sonidos entre el nombre de la capital saharaui y las palabras “Hay un” y como anáfora emerge el dolor de la ciudad sitiada, vejada y torturada por el régimen marroquí, no solamente durante los días de Gdeim Izik, sino desde que fue invadida y ocupada hasta nuestros días. Sin embargo también desde el dolor se fortalece el deseo de la libertad y retoña la esperanza de un mañana mejor.

Gdeim Izik fue una llama que iluminó más allá de las fronteras saharauis y a la vez fue un grito de auxilio que las potencias, como habían hecho a lo largo de los últimos cuarenta años, optaron por no oír. Para mí fue una gesta, un hecho que quedará grabado en la historia de la lucha del pueblo saharaui porque significó un despertar, una sacudida para la conciencia nacional. Fue como decir ¡Arriba, levantaros, éste es el camino y hay que seguir!. La reacción desmedida y salvaje del ocupante marroquí fue la mejor demostración de la importancia de Gdeim Izik para la lucha del pueblo saharaui; el enemigo arrasó con el campamento de la dignidad porque tenía miedo, porque lo que demostraron aquellos saharauis con unidad, convicción, firmeza, decisión y resistencia, al régimen marroquí le causó pánico y la respuesta fue borrar el campamento de la faz de la tierra. Acabaron con el campamento pero no acabaron con la dignidad, el miedo ya no lograrán superarlo, hoy les da miedo hasta una tienda de campaña en la playa.

Larosi Haidar
Toda una avalancha de sentimientos y emociones que se le vienen a uno encima cuando es informado de una barbarie como la de Gdeim Izik. Esos sudores y escalofríos que nos inundan y nos hacen vibrar de indignación e impotencia ante el calvario vivido por nuestros hermanos y hermanas; ante el sinvivir cotidiano suministrado cruelmente por las fuerzas de ocupación; ante la fría indiferencia de muchos de fuera y, especialmente dolorosa, la ovejuna cobardía institucional del Estado español.

Además de ser considerado por Noam Chomsky el detonante de la Primavera Árabe, su relevancia radica en ser, en esencia, una repetición histórica de las masacres perpetradas por el ocupante a lo largo de siete lustros de salvaje ocupación. No me puedo quitar de la mente aquella triste imagen, hace ya décadas, de miles de saharauis desperdigados por el desierto en busca de cobijo, de seguridad, al verse invadidos y convertidos en pueblo errante que vaga de valle en valle, de campamento en campamento. Las masacres cometidas entonces (Tichla, Um Draiga, etc.), hechas realidad gracias a los aviones franceses y al efectivo fósforo blanco, serían recordadas treinta y cinco años después en el espíritu de la manifestación pacífica de Gdeim Izik. En este sentido, Gdeim Izik supone un punto de inflexión, una llamada de atención al Reino de Marruecos y a la Comunidad Internacional para que sepan que, en el Sáhara Occidental, existe un pueblo dispuesto a luchar por su libertad y su dignidad hasta el último suspiro; hasta la última gota de sangre, el último aliento… En dos palabras, Gdeim Izik es un enorme y altisonante ¡BASTA YA!

Mohamidi Fakal-la
En primer término el propósito era hacer llegar la lucha pacífica de los saharauis, que viven bajo tensión y represión permanente de las autoridades de ocupación marroquí. Por una parte, y por otra, es sensibilizar a la opinión pública internacional sobre lo que acontece en aquellos territorios, desconocidos y olvidados por políticos y medios de comunicación.

En realidad, Gdeim Izik representa para el pueblo saharaui en su totalidad un jalón de suma importancia en su larga lucha por la independencia. Por tanto, Gdeim Izik es un plebiscito popular y una tribuna abierta, donde los saharauis han demostrado al mundo la cohesión entorno a los objetivos de autodeterminación y el rechazo categórico a la ley de fuerza con que Marruecos ocupó en detrimento de la legalidad internacional el Sahara Occidental en 1975.

Limam Boicha
Escribir el poema: “A qué esperamos hermanos” fue como lanzar un grito de rabia, de dolor, por todo el sufrimiento que han padecido (y sigue padeciendo) nuestra gente en las zonas ocupadas. Al mismo tiempo el poema es un grito de resistencia, de llamada a la lucha y a la esperanza. En cuanto al artículo que escribí en aquellos primeros días del levantamiento popular saharaui, hablo también de lucha y esperanza y explico que en la historia moderna han habido varios acontecimientos que en sus inicios parecían meros sucesos anecdóticos, pero en meses o años posteriores, se ha comprobado que habían sido el detonante de dinámicas imparables que desembocaron en la independencia de países como Estados Unidos, la India, Pakistán, Finlandia, entre otros.

Gdeim Izik ha sido una acción audaz e inteligente llevada a cabo por una parte del pueblo saharaui que vive bajo la ocupación marroquí, para reivindicar sus derechos y su dignidad. Gdeim Izik no solo se recordará como un momento histórico, sino como algo trascendental que abrió definitivamente el camino hacia la autodeterminación y la independencia, gracias a la resistencia pacífica y activa de todo un pueblo. Hay muchos Gdeim Izik. Gdeim Izik sigue y seguirá.      

Zahra Hasnaui
El POLISARIO nació oficialmente en el año 1973. Dos años después, ante la visita de Naciones Unidas a la ciudad de El Aaiun, hubo una manifestación multitudinaria que mostró claramente el sentir del pueblo saharaui. Había despertado para ejercer su derecho a la libertad tras un siglo de colonización. La manifestación se produjo en una explanada de camino al aeropuerto, toro de Osborne presente, y se extendió por todo el recorrido de la visita onusiana. No pensé volver a presenciar una que incluso la superara, ahora ante otra colonización, la marroquí. El pueblo salió a reivindicar su legítimo derecho a la autodeterminación. La represión fue brutal, asesinato de niño incluido. Se nos atropellaban las palabras… “La Primavera Saharaui” fue un intento de canalizar los sentimientos de forma racional y un grito por las voces que se intentaban acallar en Gdeim Izik.

Bachir Ahmed Aomar
Los poemas eran de solidaridad con los participantes en el campamento en un momento tan crítico. Gdeim Izik creo que es un momento histórico en la lucha del pueblo saharaui. Una demostración de fuerza hacia la ocupación. Es el mensaje directo a Marruecos de que el pueblo saharaui está unido y que no hay marcha atrás en cuanto a su lucha. Prueba de ello es la fuerza de los presos de Gdeim Izik y el apoyo de todos.

Salka Embarek
Visité la zona de Gdeim Izik unos meses después del terrible desmantelamiento, y al recorrer ese espacio sentí un profundo amor por la causa que defendemos. Mi pretensión al escribir mis humildes textos no fue otra que la de intentar transmitir, de la mejor forma que sé, ese amor a quien quiera que los leyera.

Gdeim Izik marcó un antes y un después en la larga lucha del pueblo saharaui. A pesar de los más de 30 años de ocupación marroquí, el pueblo saharaui demostró a su opresor y al mundo entero que seguirá luchando por la independencia, y que el sufrimiento que padece la población en las zonas ocupadas tendrá respuesta en cualquier momento porque la voluntad del pueblo no se puede contener ni erradicar.

Bahia Mahmud Awah
El proverbio saharaui reza “Aquel que no haya acudido el día de su esquile y cura no es un bienhechor”. Gdeim Izik era un grito y clamor a los saharauis por sublevarse contra la opresión, la humillación y el sometimiento extranjero marroquí y de lucha por la libertad. En respuesta a esa gesta pretendí aportar mi granito de arena acompañando a una heroica acción nacional contra el dominio colonial y de ocupación. Cada saharaui y cada saharauiya, ese día, lo ha desempeñado a su manera, desde formar parte de la propia protesta pacífica, hasta dar la vida acribillado por las balas del ejército marroquí y su aparato represor. Desde mi exilio, me volqué con mis versos como respuesta de apoyo a nuestros hermanos y en especial a los miles de mujeres y hombres que protagonizaron la sublevación anti ocupación marroquí y pagaron sus consecuencias con la cárcel, la muerte, la condena perpetua de los tribunales militares y la persecución.

En la lucha de los pueblos por su libertad, la historia nos ha enseñado que hay momentos en los que el sometido está entre dos opciones: romper las cadenas del miedo y luchar hasta la victoria o resignarse ante el poder del opresor y morir devorado en sus cloacas. Gdeim Izik para mí fue el grito de Zemla de 1970 contra el colonialismo para librarse del yugo colonial español, como lo fue el grito de Baire de 1895 en Cuba. Gdeim Izik fue el grito contra la ocupación marroquí en el Sahara Occidental y un ansiado clamor por la libertad, que no esperaba más.


Imprimir artículo

Si te ha gustado este artículo puedes compartirlo desde tu blog, página Web o foro.







0 comentarios :

Los contenidos de este blog son propiedad de su autora y de los medios de donde han sido duplicados, citando la fuente o autor de los mismos.
Para suprimir cualquier contenido con derechos de copyright que no permita ser duplicado, contacta conmigo en teofermi1@gmail.com
teofermi1@hotmail.com